La artesanía india

en todas sus formas

Arte

January 20, 2018

/ By



10

El arte de la fabricación de joyas en un pueblo de artesanos de Udaipur, Rajastán -Foto : Priyankar Bhargava

India, con sus 29 estados y su vasto territorio, posee una multitud de idiomas, etnias y culturas diferentes… Viajar desde Jammu y Cachemira (Norte) a Tamil Nadu (Sur) es como si en Europa se viajara de Portugal a Polonia. Las fisonomías, los paisajes y las culturas locales varían en extremo. De este monocromo de colores nace una rica artesanía local, tanto antigua como moderna, cuya producción y estilo se exportan a todo el mundo.

E s invierno en París. Caroline, joven abogada, corre hacia el metro. Está nevando ese día, ¡los primeros copos en la capital francesa! Caroline ha sacado su bonita estola beige de cachemira que compró durante su viaje a la India el verano pasado: «En Europa, todo el mundo conoce la cachemira, pero pocas personas saben que se produce principalmente en la India. Tuve la oportunidad de hacer un viaje a este maravilloso país y, por supuesto, aproveché la ocasión para darme un capricho… Sobre todo porque los precios no son comparables a los de Europa, ¡por la misma calidad!». Caroline compró su estola de Shaw Brothers, conocida por sus estolas de cachemira y lana fina, pero también sus alfombras producidas en el estado de Jammu y Cachemira, al norte del país.

Fundada en 1840, Shaw Brothers se hizo famosa en el mercado internacional bastante rápido y tiene varias tiendas en India, así como en 40 países en el extranjero. «Las estolas y las bufandas son lo que mejor se vende, también tenemos solicitudes de distribuidores en el extranjero que comercializan nuestros productos bajo diferentes marcas, ¡pero obviamente son más caros! Las alfombras de seda o lana fina también eran muy populares, pero desde hace una década, con el desarrollo de técnicas modernas, cada vez se pide menos el estilo de nuestras alfombras», explica un empleado de Shaw Brothers, en Defence Colony, en el centro de Nueva Delhi, la capital india.

Si bien la cachemira ya se conoce en Europa y más ampliamente en Occidente, las artesanías indias ofrecen otras maravillas. Las producciones provienen de antiguas tradiciones cuyas técnicas se transmiten de generación en generación. Entre ellas, el arte en miniatura de Rajastán, cuyo centro más prolífico está en Udaipur. «Las canciones, las danzas y otras formas de arte constituían el decoro real, así como el arte de la pintura en miniatura. Para mostrar su poder e influencia, los reyes reunían a artistas, especialmente durante las festividades religiosas o culturales, para hacer pinturas detalladas de sus reinados», cuenta Mandeep Meera Sharma, de 28 años, pintor de miniaturas en Udaipur.

Desde el norte hasta el sur de la India, las artes varían, así como los materiales (textiles, piedra, madera, bambú, etc.) y los patrones. En Aranmula, un pequeño pueblo de Kerala (Sur), los artesanos desconocidos, comparables a verdaderos magos, pueden convertir una simple pieza de metal en un espejo. El sur también es conocido por el arte de las estatuas talladas en madera o piedra.

Saris tejidos con hilos de oro

En Andhra Pradesh (Sudeste), se cultivan perlas que dan forma a suntuosas joyas. En el noreste de India, y especialmente en el estado de Assam, los artesanos locales producen seda orgánica. Casi todos los estados indios producen saris (prendas tradicionales de la India) de seda, cada uno con su propia especialidad. Entre los más conocidos se encuentran los saris de Benarés, Mysore y Kanchipuram, algunos de los cuales están tejidos con hilos de oro.

En Gujarat, al oeste del país, se encuentran los denominados textiles tie and dye, o bandhani, que utilizan una técnica particular. De inspiración tribal, es una de las artes textiles indias más ricas en ornamentos. Respecto a las tribus, éstas son una fuente de producción artística interesante. Pinturas madhubani o mithila, con los brillantes colores del estado de Bihar, y de las cuales cada obra es única, a las estatuillas de metal (el arte Dhokra) del estado de Chhattisgarh, el arte tribal indio también cuenta leyendas milenarias donde los hombres y los animales se fusionan, en un mundo donde la naturaleza es la ama y la modernidad no tiene cabida.

Artes que evolucionan e inspiran

Según el Consejo de promoción de exportaciones de artesanías (EPCH) de la India, la exportación de artesanías indias experimentó un aumento del valor de 66,92 millones de dólares estadounidenses, es decir un crecimiento del 3,02% durante el periodo 2014-2015. Entre los productos que mejor se exportan al extranjero se encuentran textiles, joyas y productos de madera (muebles, estatuas, etc.).

Sin embargo, esta exportación sigue siendo marginal en comparación con la producción nacional y su enorme potencial. «El arte indio no es realmente conocido en comparación con el arte chino, por ejemplo. En Francia, solo algunas tiendas o galerías ofrecen tales producciones y ninguna está realmente especializada», explica Angélique Delmare, que dirige una galería de arte asiática en el distrito 9 de París. «Creo que carecemos de expertos para comprender y exponer a los artesanos indios a su verdadero valor… India es también un país muy grande, muy difícil de aprehender».

Para Vineet Karhail, un joven empresario indio establecido en París y fundador de Zumpak, un sitio web de venta en línea de muebles y objetos de madera fabricados en India, el mercado francés en concreto tiene un enorme potencial. «Francia es el segundo mercado después del Reino Unidos en lo que respecta a los muebles. Hoy, el 83% de los muebles se fabrican en la Unión Europea. La calidad del palisandro indio es bien conocida y queremos actualizarlo, ofreciendo diseños únicos y modernos. Nosotros somos un término medio entre las tiendas más exclusivas y otras más generales tipo Ikea. Como los muebles se fabrican en India, nuestros precios son competitivos».

Para desarrollar colaboraciones entre los dos países, Vineet Karhail también quiere que artesanos y ebanistas indios y franceses trabajen juntos: «El arte de la carpintería se está desvaneciendo lentamente en Francia frente a la comercialización de muebles de menor calidad. Esperamos ver colaboraciones entre diseñadores y ebanistas indios y franceses a través de este proyecto».

La artesanía india y sus diferentes estilos también ha inspirado desde hace mucho tiempo a diseñadores y estilistas occidentales. Este año, el modisto libanés Elie Saab lanzaba su nueva colección de primavera-verano de inspiración india. «En la colección de Elie Saab, textiles como los encajes finos y los bordados son indios, los patrones y el uso de perlas también están inspirados en la India. Por lo general, las casas de alta costura solicitan mucho los textiles indios. Por ejemplo, Chanel y otras casas ya han lanzado colecciones con motivos indios», comenta un periodista de moda de la revista Figaro Madame.

Un ecosistema frágil

Aunque prolífica y variada, la artesanía india también hace frente a multitud de desafíos. La mayoría de los artesanos  indios son bastante pobres y muchos de ellos abandonan el negocio familiar para encontrar un trabajo que les proporcione mejores ingresos. Las galerías de arte y otros compradores eclipsan a los artesanos, a los que les falta reconocimiento, y revenden sus producciones mucho más caras de lo que las compraron. Este frágil ecosistema no promueve la preservación en el tiempo de estas artes y tradiciones. «Hoy en día no existe una organización que ofrezca un comercio justo entre artesanos y compradores. En este contexto, el gobierno trató de abrir tiendas de artesanía en cada estado para promover la artesanía local», dice Vijay, un tallador de madera establecido en Pondicherry (Sur).

«Por desgracia, con la corrupción, esta iniciativa es un fracaso. Solo aquellos que pagan un soborno tienen la oportunidad de que el gobierno venda sus productos. Además, el precio de venta y la cantidad redistribuida al artesano no es realmente justo…», agrega.

Los artesanos también se ven amenazados por las falsificaciones y los productos industriales (especialmente textiles) procedentes principalmente de China.

«Con el desarrollo del turismo de masas, la industria está suplantando las artesanías y ahora los artículos de producción industrial han inundado el mercado. Ahora es difícil convencer a los turistas de la calidad de nuestros productos», se queja un artista de Kathputili (arte de la fabricación de marionetas) en Jodhpur, Rajastán (Norte).

Después de la agricultura, la artesanía es el mayor empleador en la India. «Antes de que se exporte y se haga más conocida en el mundo, la artesanía necesita reconocimiento en la propia India. La gente en general no se da cuenta de su valor, no somos vistos como artistas, sino como personas pobres», señala Vijay.Algunas iniciativas apuntan a cerrar esta brecha. Entre ellas, Artz India, un sitio de venta en línea fundado en 2013 y que presenta producciones artesanales de regiones remotas de la India.

«Acompañamos a los artesanos en sus ventas internacionales y presentamos sus productos en exposiciones en India y en el extranjero para dar a conocer su arte. Pagamos a los artesanos incluso antes de que se vendan sus productos y el 10% de los beneficios que obtenemos cada año se redistribuyen entre ellos», explica Aditi Nandan, uno de los fundadores de la estructura Artz India.

Otras iniciativas privadas y ONG han surgido desde entonces con la esperanza de revivir estas formas de expresión artística en peligro de extinción. India es, de hecho, uno de los pocos países en el mundo donde los artistas aún perpetúan las tradiciones de fabricación que se remontan a más de 5 mil años.

YOU MAY ALSO LIKE

0 COMMENTS

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *