El nuevo avatar de Amritsar

Escapada Urbana

January 14, 2019

/ By



amritsar

La Ciudad Dorada está llena de nuevas atracciones que te ofrecen un vistazo a su rica cultura e historia. Desde museos y estancias y desde granjas hasta una calle con un enorme patrimonio, es hora de explorar esta ciudad más allá del Templo Dorado y la Frontera Wagah.

Qué puedo decir sobre Amritsar, la ciudad más grande del estado de Punjab, al norte de la India, que no se haya dicho antes? Mucho, en realidad. En la primera visita a esta ciudad, hace tres años, el icónico Templo Dorado y la famosa comida de la ciudad me cautivaron. Sin embargo, en un reciente viaje que hice, muchas nuevas atracciones me acercaron aún más a esta ciudad.

Un paseo por el corredor del patrimonio

Aunque el resplandeciente Sri Harmandir Sahib, conocido popularmente como el Templo Dorado, es el corazón de esta ciudad, con más de 450 años de antigüedad, y está en el itinerario de cada visitante, el reciente camino o corredor que conduce al santuario más sagrado del sijismo ha recibido un espectacular cambio de imagen, convirtiéndolo en una atracción turística por derecho propio. Llamada la Calle del Patrimonio, se inauguró en octubre de 2016 y ofrece en cada paso un vistazo a la historia y la cultura de Punjab. Comenzando con el Ayuntamiento, que data de hace 150 años, el tramo de un kilómetro hasta el Templo Dorado está adornado con estatuas, caminos de azulejos y luces brillantes que encienden por la noche. En Chowk Phowara se encuentra una alta estatua de Maharaja Ranjit Singh, el líder del imperio sij, montando un caballo con una espada en su mano sobre en un pedestal de mármol con tallados de elefantes, generales sij y escenas de guerra. Una gran pantalla, justo detrás de la estatua, donde se puede ver el libro sagrado que se lee dentro del Templo Dorado, también es parte del nuevo corredor.

Estatua de Maharaja Ranjit Singh, líder del imperio sij

Estatua de Maharaja Ranjit Singh, líder del imperio sij

Pero mi mayor sorpresa fue cuando me acerqué al Templo Dorado. En lugar de caminar por la sucia y abarrotada carretera, en la que los vendedores ambulantes y los conductores de carretas luchaban por un espacio en mi última visita, esta vez me encontraba recorriendo un sendero ancho y perfectamente embaldosado en una zona solo para peatones, con atractivas tiendas a ambos lados y azulejos de piedra kota rosa. Por supuesto, siguen existiendo vendedores ambulantes que venden productos que muchos turistas desean, incluyendo coloridos jootis (zapatos tradicionales) y objetos religiosos, pero ahora todo recuerda a una plaza de una ciudad europea. Justo después de la entrada de esta calle, hay una escultura que muestra a los sijs bailando su famoso bhangra, lo que parece bastante apropiado. Después de todo, esta icónica danza folclórica que se presenta en prácticamente todas las bodas al norte de la India e incluso en las películas de Bollywood es fundamental para la cultura punjabi.

Un poco más adelante, me encuentro cara a cara con una hermosa escultura de mármol fuera del Jallianwala Bagh. Smriti, que tiene muchas cabezas que juntas forman una llama. Está dedicada a las personas que perdieron la vida cuando un general británico abrió fuego en 1919 en una reunión de indios en el amurallado jardín que ahora es el Jallianwala Bagh. Al seguir caminando, llego a la enorme plaza de mármol, que es la entrada del icónico Templo Dorado.

Aprender más en el Museo de la Partición

Las generaciones más antiguas suelen recordar historias de la partición o división de la India en dos naciones separadas en 1947, evento que se registra en los libros de historia, pero no había un museo específico sobre este traumático episodio hasta que abrió el Museo de la Partición en Amritsar el año pasado. Ubicado en un edificio de ladrillo rojo en el ala este del ayuntamiento, este museo te acerca a las historias reales de cómo las personas de ambos países (India y Pakistán) se vieron afectadas cuando millones de personas tuvieron que cruzar las recién trazadas fronteras entre derramamiento de sangre y violencia.

El Museo de la Partición me conmovió y terminé pasando horas explorando sus 14 galerías. Creado por el Fondo de Artes y Patrimonio Cultural, los aspectos más destacados son los artículos personales donados por personas que tuvieron que cruzar la frontera, cada uno con su propia historia conmovedora. Por ejemplo, una chaqueta y un maletín de phulkari (un bordado de Punjab) cuidadosamente conservados, cuentan la historia de una mujer y un hombre que se separaron en aquellos difíciles tiempos, y luego se reunieron en un campamento de refugiados. Una radio utilizada por un hombre mientras cruzaba la frontera para escapar de las multitudes en ambos lados demuestra la dificultad del viaje. Recortes de periódicos, cartas, pinturas y fotos también ilustran estos sucesos.

Mallika Ahluwalia, CEO del Museo de la Partición, me dice que la iniciativa nació porque «sentimos que era muy importante que las historias de nuestras propias familias y millones como las nuestras tuvieran un espacio físico en el que se recordara, conmemorara y rindiera homenaje a todo lo que vivieron».

Un pozo en el museo rinde homenaje a las innumerables mujeres que solían saltar dentro de ellos para escapar de las violentas hordas. La última galería, llamada Galería de la Esperanza, tiene un árbol gigantesco donde las personas pueden escribir mensajes en sus hojas de papel verde.

Explorar el Fuerte Gobindgarh

Estuvo bajo el control del Ejército de la India hasta que fue entregado al gobierno de Punjab en el año 2008, por lo que muy pocos habían entrado en este fuerte hasta que se abrió al público en febrero pasado después de los trabajos de restauración. Cada noche, un imponente espectáculo de luz y sonido, que utiliza tecnologías de luces láser, animación y cartografía de proyección, da vida a la historia de Punjab en Gobindgarh y es realmente impresionante.

Originalmente construido como un fuerte de barro por Gujjar Singh Bhangi, el jefe local en la década de 1760, fue reconstruido en el siglo XIX por Maharaja Ranjit Singh.

Fue en este fuerte en el que se guardó el famoso diamante Kohinoor hasta que fue tomado por los británicos para dárselo como regalo al Príncipe Alberto en 1950. Ahora el diamante está en la Torre de Londres en el Reino Unido. Una importante atracción de este lugar es la réplica del cañón llamado zamzama o ‘tumba fortalezas’ que fue usado en importantes batallas.

Otras atracciones incluyen un espectáculo en 7D, exposiciones, un museo y actuaciones de danzas tradicionales de Punjabi.

Arriba: el sabroso amritsari kulcha y chole (pan crujiente y garbanzos)

Arriba: el sabroso amritsari kulcha y chole (pan crujiente y garbanzos)

Disfrutar de la cultura local en Sadda Pind

Todos pueden disfrutar del auténtico sabor de la cultura punjabi en Sada Pind, un pueblo histórico cerca de Amritsar. Este lugar se podría traducir en que nuestro pueblo y los visitantes pueden vivir todo tipo de experiencias rurales, desde la cocina tradicional hasta artesanías y desde música y baile hasta textiles, todo en un ambiente encantador y rústico. Hay casas dedicadas a diferentes actividades. En la casa del músico puedes escuchar canciones populares, una haveli te da una idea de cómo vivían los propietarios de las aldeas, y en la casa del alfarero puedes experimentar con tus propias manos el antiguo arte de la cerámica.

Autobús con paradas

No hay nada como la facilidad y la conveniencia de hacer turismo en un autobús de subida y bajada libre. Aunque muchas ciudades en la India no han adoptado este medio, Amritsar sí lo ha hecho. Así que siéntate, disfruta y escucha los comentarios mientras el autobús te lleva a 17 lugares. El precio es de 250 rupias, unos 3 euros, y los horarios son de 8:00 a 20:00. Puedes bajar y subir en cualquier parada mencionada en el villete que compraste.

Alojarse en estancias rurales

Las exuberantes granjas que producen algunas de las mejores variedades de trigo y arroz de la India y los campos que se mecen con los cultivos de mostaza dorada son básicos para la vida de este rico estado agrícola, por lo que una visita a Punjab no está completa sin vivir la experiencia de granja. Ahora, muchos lugares alrededor de Amritsar ofrecen una estadía cerca de los campos donde puedes comer comida local, ir en tonga (carro de caballos) a los pueblos cercanos, visitar una granja lechera y disfrutar de Punjab en su verdadero entorno rústico.

Windsong es una encantadora posada ubicada junto a hermosos campos de mostaza amarilla. Las seis habitaciones de este lugar tienen los nombres de los ríos en Punjab. No te pierdas el recorrido gastronómico organizado para los huéspedes: te llevan a lugares locales poco conocidos que no visitarás en la popular ruta gastronómica. Punjabiyat es otro lugar a una hora de distancia de la ciudad, con cuatro cabañas donde puedes disfrutar de la cultura punjabi y desconectarte de la urbana vida de Amritsar. Otro encantador sitio es The Kothi en Gurdaspur, donde puedes levantarte por la mañana para ordeñar vacas, tejer una canasta o aprender el arte de cocinar un tradicional plato de Punjabi.

Museo en memoria a los héroes de guerra del estado de Punjab

En un estado con una larga tradición militar, este museo es un homenaje a todos los soldados de Punjab que perdieron la vida durante su lucha en diferentes guerras. Una gigantesca espada con cuatro cabezas de león en la base atraerá tu atención en el momento en que ves el memorial, dedicado a los mártires. Los nombres de 3 500 mártires están inscritos en él. Hay ocho galerías que representan los diferentes períodos de guerra.

Ruta gastronómica

Aunque hay muchas cosas nuevas que explorar, algunas nunca cambian y una de ellas son las legendarias articulaciones donde podrás degustar la rica y decadente comida de esta ciudad, que es el corazón culinario de Punjab. Puedes elegir entre thali (plato surtido) en Kesar da Dhaba, pollo tandoori (a la parrilla) que se derrite en tu boca en Beera Chicken Corner, puri chole (pan frito y esponjoso con salsa de garbanzos) en Kahna Sweets, y gulab jamun (un plato dulce frito bañado en sirope de azúcar) en Sharma Sweet Shop. Aunque Amritsar fue por mucho tiempo un viaje de fin de semana para muchos visitantes, con tantas cosas nuevas, dos días ya no son suficientes para hacerle justicia a esta ciudad.


Cómo llegar

El Aeropuerto Internacional Sri Guru Ram Dass Jee en Amritsar tiene vuelos diarios a las principales ciudades de la India y a algunos destinos internacionales. La estación de tren de Amritsar tiene trenes diarios que viajan a muchas ciudades y pueblos de la India.

Dónde quedarse

Windsong es una encantadora posada con amplias habitaciones, un jardín y una piscina. Es propiedad de la familia Sehgal, quienes también realizan rutas gastronómicas y te hacen probar la comida Amritsari.

YOU MAY ALSO LIKE

0 COMMENTS

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *