Turismo de aventura en la India

La misión del CRECIMIENTO ACTIVO

Aventura

January 20, 2018

/ By

Destino la India

Enero-Febrero 2018

3

Centrado en las vacaciones activas, el turismo de aventura en la India ha experimentado un crecimiento
impresionante. Sin embargo, para hacer frente a desafíos tales como la conectividad, la seguridad y la
comunicación, el gobierno y la industria necesitan trabajar conjuntamente.

E n marzo del año pasado, Sarita Singh, especialista en TI, se aventuró lejos de las comodidades de su hogar en Nueva Delhi y viajó hacia los gélidos climas del Polo Sur como parte de la Expedición del Tratado Antártico Internacional 2014, dirigida por el explorador de los polos y ecologista Robert Swan. Durante dos semanas formó parte de esta expedición y convivió con temperaturas bajo cero. Rohan Krishnamurthi, periodista fotográfico de Coimbatore, se fue hace poco de vacaciones a esquiar en lo más profundo de la naturaleza nórdica para ver auroras boreales.

Para un país que propone paquetes turísticos esenciales gracias a su rico pasado y geografía, la oportunidad de probar algo nuevo está siendo recibida con las manos abiertas. No todos van tan lejos como Sarita o Rohan. Algunos van poco a poco, y viajan, por ejemplo, tres o cuatro días desde Delhi a Rishikesh para practicar deportes de aventura como el puenting y el rafting.

A los operadores del turismo de aventura les ha costado disfrutar de este crecimiento, puesto que han tenido que crear conciencia sobre el potencial del turismo de aventura en la India, un país con más del 65 por ciento del sistema de los Himalayas dentro de sus fronteras, y han tenido que cambiar la mentalidad de las personas hacia la preocupación principal de la «seguridad». La industria ha realizado incesantes esfuerzos para promover el turismo de aventura en la India, desde contactar al gobierno en busca de normas de seguridad hasta proponer «vacaciones activas» para aventuras de bajo impacto.

Un camino por recorrer

Ahora la alegría parece haber regresado. Con ingresos disponibles y la necesidad de experiencias poco convencionales, los turistas participan cada vez más en actividades como el rafting, el trekking y el montañismo. De hecho, en los últimos años, viajeros de la India y el extranjero han comenzado a explorar actividades de aventura extrema como el paracaidismo, el puenting y el buceo en alta mar para experimentar la explosión de adrenalina. India también ha sido testigo de la aparición de parques de aventuras, donde los viajeros pueden disfrutar de deportes de aventura con un toque de lujo. Con tal diversidad de ofertas en el sector, no solo los jóvenes, sino también los viajeros de mediana edad, quieren disfrutar de una parte del turismo de aventura. El sector también ha llamado la atención de la parte corporativa que, durante sus programas, se centra ampliamente en las actividades de aventura.

A pesar del crecimiento en la industria, el turismo de aventura sigue siendo un mercado relativamente pequeño en comparación con el que experimenta Occidente. Según una encuesta realizada por la Universidad George Washington y la Adventure Travel Trade Association, el mercado global se estima en 89 mil millones de dólares estadounidenses (alrededor de 5,34 billones de rupias indias). Si bien no hay informes publicados, las estimaciones de la industria se sitúan en alrededor de 25 mil millones de rupias, combinando turistas nacionales y extranjeros. Con un crecimiento de casi el 15% anual, el negocio está avanzando estratégicamente en la dirección de las aventuras de bajo impacto.

Un cambio en las tendencias

En los últimos cinco o seis años, la industria ha duplicado su tamaño gracias a las incesantes iniciativas y la promoción del turismo de aventura. Según Tejbir Singh Anand, director general de Holiday Moods Adventures, el cambio más importante ha sido la disposición de los indios a mirar más allá de las vacaciones habituales para obtener nuevas experiencias. Esto, a su vez, ha sido respaldado por la mejora de la infraestructura turística en lugares populares como Rishikesh, Ladakh y Uttarakhand. «A medida que las personas se sienten más cómodas con la idea del viaje de aventura, se abren nuevas opciones», comenta.

Por otro lado, Akshay Kumar, presidente de la Adventure Tour Operators Association of India (ATOAI) y director general de Mercury Himalayan Explorations, cree que las personas prefieren disfrutar de unas vacaciones activas de bajo impacto combinadas con experiencias culturales. «La mentalidad de las personas ha cambiado. Prefieren relacionarse con la población local o intentar contribuir indirectamente a las comunidades locales». Ajeet Bajaj, fundador de Snow Leopard Adventures, explica: «La principal tendencia que ha surgido y continuará el próximo año es que los que buscan aventuras ya no están satisfechos con un paseo en jet ski de cinco minutos o unos saltos con la banana en el mar. Quieren pasar tiempo aprendiendo y disfrutando de un deporte. En Maharashtra, el parapente se ha convertido en una actividad de aventura popular, y Kamshet, cerca de Lonavla, está emergiendo como un centro con varias escuelas de parapente».

Rajesh Ojha, director de Banjara Camps & Retreats, opina: «La gente está aburrida de ir a las montañas, alojarse en hoteles en Shimla y observar el poder del Himalaya desde la distancia. Hay un enfoque cada vez mayor en el turismo de aventura experimental, aunque se trate de unas vacaciones de más bajo impacto y que duran dos o tres días. Sorprendentemente, son las familias quienes impulsan este descubrimiento de los viajes y las actividades de aventura, exigiendo más de sus vacaciones». En el mercado interno, los safaris en jeep a través de los Himalayas, los recorridos en moto, las caminatas cortas y bien organizadas y los viajes para practicar rafting en rápidos es lo que está surgiendo como modelo de vacaciones familiares que cubren los intereses de todos los miembros.

Atrapada en un remolino

Aunque India tiene un inmenso potencial para el turismo de aventura, se ve frenada por numerosos obstáculos. Los operadores turísticos se quejan de que existen pocos estándares de seguridad. Como resultado, la ATOAI, el lobby de la industria, ha formulado sus propias normas y está presionando a los estados para que sean obligatorias. En su ausencia, los operadores inescrupulosos florecen. En Rishikesh, por ejemplo, la falta de normas de seguridad claras ha permitido que surjan cada vez más operadores con balsas de mala calidad. Estos operadores representan una amenaza para el segmento organizado al ofrecer viajes más baratos, que pueden costar 150 rupias en lugar de las 650 que cobran los operadores reales. Los operadores de gama baja tienden a usar equipos deficientes y a infringir reglas, como no disponer de balsas de respaldo.

Además, la falta de voluntad de la India para permitir teléfonos satelitales, un requisito de seguridad estándar en muchas circunstancias, regula el turismo. Por otro lado, hay muchos picos inexplorados del Himalaya que requieren permisos para escalar y que han llevado a los turistas a viajar a países vecinos como Nepal y Pakistán. El cuestionado registro de la India con respecto a la seguridad de las mujeres y la preservación del medioambiente también está impidiendo el crecimiento de este sector.

Para abordar estos problemas, la industria ha estado trabajando arduamente para obtener el apoyo del gobierno. Al darse cuenta del potencial del turismo de aventura, el gobierno de la India ha estado tomando iniciativas para impulsar el sector al igual que otros nichos de mercado. El año pasado, el gobierno lanzó la campaña 777 días de los Himalayas indios. Sin embargo, no tuvo éxito debido a problemas no resueltos, como el de la seguridad.

Mandeep Singh Soin, fundador y director general de Ibex Expeditions, dice: «La seguridad se maneja a través de coberturas de seguros para viajeros del extranjero con beneficios tales como el rescate en helicóptero, algo que funciona bien con el gobierno. Para los clientes indios, tenemos que explorar las coberturas de seguros con el sector de seguros que se está expandiendo en la India». Añadiendo la imagen contrastante del Occidente, comenta: «Occidente es enorme debido a la infraestructura holística como aeródromos pequeños, buenas carreteras, manuales desarrollados y guías certificados».

Mientras los viajeros aventureros hacen cola para su próxima escapada, estos asuntos deben resolverse de una manera rápida y eficiente. Se requiere buena conectividad turística, infraestructuras adecuadas y un correcto sistema de comunicación para llevar el turismo de aventura al próximo nivel. Solo entonces podrán escribirse historias de éxito para la India como la experiencia de Sarita en el Polo Sur o el cuento de esquí de Rohan, historias en forma de expediciones de montañismo en el Himalaya o trekking en los valles de Nagaland.

 

YOU MAY ALSO LIKE

0 COMMENTS

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *