El ayurveda

Un mercado jugoso

Dossier

October 27, 2015

/ By

Destino la India

Enero-Febrero 2015



dossier

La medicina tradicional, como el ayurveda, va viento en popa en la India. No sólo seduce a los propios indios, sino cada vez más también a turistas extranjeros.

Todos, o casi todos, han oído hablar de los masajes ayurvédicos, o incluso los han experimentado al menos una vez en su vida, en India o en el extranjero… Estos cuidados corporales y espirituales se realizan sobre una tabla de madera llena de aceites esenciales con aromas de especias… que no son siempre agradables. Se puede salir de una sesión de masaje ayurvédico oliendo a masala (mezcla de especias utilizadas en la cocina) más que a rosa y jazmín. También puede ocurrir que su masajista le recomiende quedarse embadurnado de una pasta amarilla durante unas horas antes de poder ducharse. Su vestidito de verano preferido corre el riesgo de que le queden secuelas… Más allá de esta visión un poco simplista del ayurveda se esconde una ciencia india de la medicina multimilenaria, o incluso una verdadera filosofía. ¿No significa el término “la ciencia de la vida”? (ayur quiere decir vida, y veda quiere decir ciencia).

En la India, excluidas como en todas partes por la medicina llamada convencional, las terapias ayurvédicas se volvieron conocidas en los años 80 por razones políticas y económicas. Desde entonces han experimentado un éxito creciente. Hoy, el ayurveda, juzgado más “natural” que la alopatía, está muy de moda, como la alimentación orgánica. Y algunos productos ayurvédicos pueden costar muy caros.

«Desde finales del siglo XIX, el ayurveda tuvo un desarrollo original, basado en un enfoque de recuperación de las medicinas indias, tintado de patriotismo, y en un deseo de contradecir al imperialismo médico de la biomedicina», explica la investigadora Lucie Dejouhanet en un apasionante artículo publicado por el sitio EchoGéo, llamado: El ayurveda, mundialización de una medicina tradicional india.

En su opinión, «la necesidad de proporcionar cuidados médicos a numerosos habitantes de una India rural y mal equipada también ha impulsado el aumento de la oferta de cuidados. A partir de ese momento, se le pide al sector del ayurveda que responda a la demanda local de cuidados y que sea capaz de adaptarse a esta nueva apuesta comercial, ligada al desarrollo económico y la expansión cultural india». Porque los industrialistas se han dado cuenta de todo esto. «El progreso del ayurveda en la India desde los años 80, y el aumento de su difusión internacional, son la culminación de un trabajo de desarrollo industrial ambivalente: la modernización y la transformación de una medicina “tradicional”, valorada como patrimonio cultural de la India, en el contexto de un país que tiene una fuerte necesidad de estructuras de cuidados», argumenta de nuevo.

Regeneración

La investigadora francesa ha desarrollado tal pasión por el ayurveda que le ha consagrado su tesis: Unclear occupation. La filial de las plantas ayurvédicas: paradojas y límites de la gestión pública de los recursos forestales en Kerala. En cuanto a los turistas extranjeros que van a la India, cada vez son más los que incluyen en su programa una estancia en un centro de ayurveda. Una forma de unir lo útil y lo agradable. Algunos incluso escogen venir únicamente para regenerarse en los centros, en los que practican yoga y meditación, se dan masajes, comen poco y de forma sana y en los que deben desconectar el iPad y el iPhone durante la estancia. De esta forma, Michel, joven empleado dinámico en un gabinete de consultores de París, fue directamente a Soukya, en Bangalore (Karnataka), donde ha “desconectado” durante ocho días. «No he venido para visitar la India, esta vez no…», dice delante de uno de los pocos ordenadores del complejo para leer sus correos electrónicos. El Dr. Isaac Mathai, fundador del centro de medicina holística de Bangalore, y quien ha abierto una filial en Londres, se enorgullece de recibir cada año al sur de la India a la familia real de Inglaterra, entre los que se encuentran el príncipe Carlos y su esposa Camila, duquesa de Cornualles.

Casas-barco y canales

Secretaria de dirección en una gran empresa parisina, Magali, por su parte, se regaló hace dos años una “estancia a medida” de dos semanas en un centro ayurvédico en la costa de Kerala. ¿Y nunca se sintió “claustrofóbica”? «¡Para nada!», exclama sin dudar. «Aprecié la disciplina, incluido el levantarnos al alba. También mantuve conversaciones muy interesantes con el profesor de yoga. Me enseñaron muchas cosas sobre mí misma». Más ecléctico, Somatheeram, situado cerca de Kovalam, al sur de Kerala, basa su publicidad en la seriedad de sus programas ayurvédicos (diagnósticos, curas, etc.) y sus clases de yoga, pero también en la posibilidad de que los turistas puedan disfrutar de las atracciones locales.

La casa se encarga de todo y organiza especialmente increíbles cruceros de dos o tres días por los canales (backwaters) a bordo de las tradicionales casasbarco (houseboats). No es algo que sorprenda, pues numerosos centros de medicina holística que buscan atraer a extranjeros florecen en los lugares idílicos, especialmente en Kerala y Tamil Nadu. Hay para todos los gustos y todos los bolsillos. Y precisamente la experiencia puede continuar de vuelta a Francia, donde los centros ayurvédicos están saliendo como de debajo de las piedras. ¿Superarán a la talasoterapia? Según Lucie Dejouhanet, la experiencia no se puede comparar. «El ayurveda, del cual pocos habían oído hablar en Francia hace unos años, suscita ahora un entusiasmo inquietante», afirma la investigadora. «Aparece cada vez más en los escaparates y las revistas, y llega hasta el pasillo de los cosméticos de los supermercados. Lejos del baño de aceite que constituye la esencia del masaje ayurvédico en la India, los centros de masaje parisinos proponen un remedio contra el estrés, una purificación del cuerdo y del espíritu. Las descripciones de los cuidados hablan de armonía y de equilibrio». Un remedio a los males de la vida moderna.


 

ABRE EN DELHI EL PRIMER HOSPITAL AYURVÉDICO DE REFERENCIA

ABRE EN DELHI EL PRIMER HOSPITAL AYURVÉDICO DE REFERENCIA

ABRE EN DELHI EL PRIMER HOSPITAL AYURVÉDICO DE REFERENCIA

El All India Institute of Ayurveda, que se espera que abra sus puertas los próximos meses, será también un centro de investigación y formará a jóvenes médicos en diversas especialidades. En la India, el ayurveda tiene una organización de regulación, el AYUSH, y las personas no pueden practicarlo de cualquier manera. Se trata de un departamento especial creado en 1995 en el Ministerio de la Salud y la Familia. Su objetivo es desarrollar y controlar todo lo que concierne a la medicina natural, la homeopatía y el yoga. De hecho, AYUSH significa Ayurveda, Yoga and Naturopathy, Unani, Siddha and Homeopathy. El unani, que se traduce literalmente como “medicina greco-árabe”, es una variante del ayurveda, mientras que el siddha (“perfecto”, “conseguido”, en sánscrito) tiene una connotación más espiritual. «Este departamento fue creado porque el gobierno indio reconoce que la medicina holística y la medicina tradicional, e incluso la práctica del yoga, pueden tener un impacto importante en la salud pública», afirman los responsables del AYUSH. Casi veinte años después de su creación, el AYUSH da los toques finales al primer All India Institute of Ayurveda. Realizado según el modelo del All India Institute of Medical Sciences (AIIMS), el hospital público indio más grande, situado en Delhi, este establecimiento estará compuesto de 200 camas y practicará y enseñará la medicina tradicional a los internos. Ha sido construido en Jasola, un barrio de Delhi. «Se trata de un primer hospital de referencia sobre el ayurveda. Además de proporcionar cuidados a los enfermos, ofrecerá formación a los médicos ayurvédicos que deseen especializarse en una rama u otra», explica el Dr. Abhimanyu Kumar, director del Casas-barco y canales Secretaria de dirección en una gran empresa parisina, Magali, por su parte, se regaló hace dos años una “estancia a medida” de dos semanas en un centro ayurvédico en la costa de Kerala. ¿Y nunca se sintió “claustrofóbica”? «¡Para nada!», exclama sin dudar. «Aprecié la disciplina, incluido el levantarnos al alba. También mantuve conversaciones muy interesantes con el profesor de yoga. Me enseñaron muchas cosas sobre mí misma». Más ecléctico, Somatheeram, situado cerca de Kovalam, al sur de Kerala, basa su publicidad en la seriedad de sus programas ayurvédicos (diagnósticos, curas, etc.) y sus clases de yoga, pero también en la posibilidad de que los turistas puedan disfrutar de las atracciones locales. La casa se encarga de todo y organiza especialmente increíbles cruceros de dos Instituto. En su opinión, es también necesario ejercer un estricto control sobre los medicamentos ayurvédicos, pues algunos no cumplen con el nivel, lo que puede afectar a la salud de los pacientes. ¿Animará esto a que la Unión Europea elimine la prohibición del 1 de mayo de 2011 que afecta a los productos ayurvédicos? Todos los productos están prohibidos en la UE a menos que hayan sido debidamente patentados… Un trámite largo y muy costoso que la mayoría de laboratorios ayurvédicos indios no pueden permitirse.

YOU MAY ALSO LIKE

0 COMMENTS

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *