Ahmedabad, ciudad

Patrimonio Mundial de la UNESCO

Patrimonio

January 20, 2018

/ By

Destino la India

Enero-Febrero 2018

20

Tankshal ni Haveli (la Casa de la moneda), restaurada por el proyecto franco-indio para el patrimonio de Ahmedabad, 2006 / Haveli y pol ( Fotos : Olivier Gaudron )

Ahmedabad acaba de ser nombrada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y es la primera en la India. La capital de Gujarat (Oeste), la ciudad de Gandhi y lugar que alberga aproximadamente 560 pols, dará que hablar. Este es el relato de un viaje extraordinario.

Ahmedabad es el nombre de una ciudad india de provincias, actualmente ausente en gran parte de las clases de geografía e historia, en las guías turísticas y en la cobertura mediática de los países occidentales. Y, sin embargo, Ahmedabad acaba de convertirse en la primera ciudad india nombrada Patrimonio de la Humanidad, adelantándose así a Mumbai y Delhi, que habían propuesto sus candidaturas en el año 2011. La ciudad, que dispone de un patrimonio excepcional, es la capital del estado de Gujarat, sede de la lucha gandhiana y orgullosa representante de la arquitectura moderna. Pronto será una visita obligada de las grandes estancias en la India.

Ahmedabad debe su nombramiento a grandes riquezas arquitectónicas: sus imponentes monumentos de piedra, extraordinarios vestigios de su edad de oro, el Sultanato (siglos XV-XVI) y su trama urbana de innumerables casas con fachadas de madera ricamente talladas, las havelis (siglos XVII-XVIII), que están organizadas en pols. Presionadas por los desafíos de la modernidad, pocas ciudades de la India han preservado su patrimonio material. En Ahmedabad, las pintorescas y sinuosas calles, fieles a su historia, no pueden sino deslumbrarnos. Sin embargo, la ciudad guarda muchos otros secretos, y tal vez fueron ellos quienes finalmente jugaron a su favor.

El reino de Gujarat

Ahmedabad, la ciudad de Ahmed en persa, recibe el nombre del sultán Ahmed Shah (quien reinó entre 1411 y 1442), el cual la historia recuerda como el fundador de una nueva dinastía, la de los sultanes de Gujarat, y una nueva capital, una ciudad gigantesca a la imagen de su ambición política. Ahmed Shah eligió un sitio en la Sabarmati, donde, según cuenta la leyenda, vio cómo una liebre cazaba a un perro. Impresionado por el coraje de la liebre, que interpretó como un elemento revelador de la temeridad de los habitantes del lugar, Ahmed Shah ordenó la fundación de su nueva capital. Lo más probable es que el sitio sedujera por su ubicación, más cerca del mar que la antigua capital Anhivad-Patan, y por lo tanto estratégicamente ubicado en rutas terrestres que conectan las ciudades portuarias con los principales centros económicos y políticos del subcontinente. Al conectarse a la red marítima del Océano Índico, un brillante y codiciado sistema económico milenario, Ahmed Shah garantizó el éxito de su empresa política y el rápido desarrollo económico y social de su sultanato independiente, el Reino de Gujarat. Las grandes familias mercantes del reino fueron alentadas a establecerse en la capital, que en pocas décadas se convirtió en uno de los mercados más importantes del subcontinente. Ahmedabad fue fundada en 1411 y, después de solo un siglo, el sultán de Delhi, Sikandar Lodi, señaló amargamente que «el trono de Delhi descansa sobre el trigo y la cebada, mientras que los cimientos del reino de Gujarat, que tiene ochenta y cuatro puertos, son el coral y las perlas».

El sultanato (1411-1573) fue un período próspero, acompañado de una renovación de la infraestructura marcada por la fortificación y la modernización de los centros urbanos existentes, así como por la fundación de muchas otras ciudades y complejos. Gujarat no había experimentado una actividad arquitectónica de esta magnitud desde la era Solanki. A esta renovación le acompañó un estímulo hacia las artes y la enseñanza. Las calles de Ahmedabad se hicieron eco de los cánticos de las festividades, y la corte del sultán en Gujarat atrajo a artistas, artesanos, teólogos y eruditos de la India, Persia y toda la red de Gujarat en el extranjero.

La ciudad de Ahmedabad promete ser un reflejo de esta opulencia y entusiasmo. El plan de la ciudad es indicativo del audaz proyecto de Ahmed Shah: las fortificaciones imponentes de 10 kilómetros de longitud protegen un área de no menos de 5,35 kilómetros cuadrados, haciendo que la ciudad intramuros fuera, a la fecha de su fundación, una aglomeración ya más grande que Londres y tan importante como París. La ciudad pronto se enriqueció con una multitud de palacios principescos, monumentos religiosos, baños turcos y todas las demás infraestructuras necesarias para la vida de la corte y correspondientes a la grandeza de una capital que Ahmed Shah quería más brillante que la hermosa Nishapur, referencia persa del momento. «No es necesario añadir que Ahmedabad es finalmente la ciudad más bella de Indostán», menciona el historiador persa Firishta a fines del siglo XVI.

El tejido arquitectónico de Ahmedabad posee un estilo único e inesperado que sigue siendo el elemento de originalidad del paisaje urbano gujarati desde que fue adoptado en todo el reino. Es reconocido por sus modestos monumentos de piedra, pero con superficies extremadamente trabajadas (en las puertas de la ciudad, mezquitas, etc.). Forma parte de la tradición local de construcción y talla de la piedra arenisca, y sin embargo se libera rediseñando los espacios para adaptarse a los requisitos culturales y estéticos de la nueva dinastía, de confesión musulmana. Así pues, el arca, importante en el Islam, aparece junto a detalles florales esculpidos, fieles a los motivos tradicionales jainistas e hindúes. Hoy vemos en estos audaces experimentos arquitectónicos el reflejo de la inteligencia de una sociedad acostumbrada, gracias al comercio marítimo, al diálogo entre grupos étnicos y religiosos de diferentes orígenes.

Los criterios del nombramiento

De acuerdo con el informe de decisión de la UNESCO, fue la importancia del patrimonio arquitectónico del Sultanato (del cual 27 monumentos están protegidos por el Servicio Arqueológico de la India), así como sus implicaciones sociológicas, lo que desempeñó un papel decisivo en su nombramiento. El segundo argumento importante es la existencia de un lienzo urbano histórico denso. De hecho, la ciudad intramuros de Ahmedabad ha conservado vestigios de su tejido urbano histórico a pesar de los caprichos de la historia y las presiones de la modernización industrial.

Son especialmente las innumerables havelis, viejas casas burguesas ricamente talladas, las que continúan asombrando a los visitantes. Desde la calle descubrimos fachadas con entramados de madera, algunas de ellas trabajadas con una minuciosidad excepcional, de acuerdo con la riqueza y el estatus social de su antiguo propietario.

El patio y las habitaciones a las que llevan, todas talladas con el mismo gusto, están protegidos de las miradas, del opresivo calor del verano y del ajetreo de las concurridas calles, por lo que son un remanso de paz en el corazón de una ciudad en constante agitación. Las residencias en el mismo vecindario cuentan con un acceso estrecho a la calle controlado por una puerta que tradicionalmente se cierra por la noche. Durante los períodos de inestabilidad social o política, estos barrios, o pols garantizaban la seguridad de sus habitantes. La maraña de pols y sus pequeños pasajes que sólo conocen los lugareños hacen de la ciudad antigua un laberinto que es una reminiscencia de la morfología de la medina. La haveli y el pol, dos elementos característicos de las antiguas ciudades gujaratis, se muestran en Ahmedabad con ejemplos excepcionales.

Según el expediente de candidatura de Ahmedabad, se han identificado cerca de 2 700 edificios de interés histórico y arquitectónico en el centro de la ciudad. Se trata principalmente de havelis y casas más comunes o edificios religiosos, pero también hay puertas de pols, mástiles de pájaros (o chabutros), pozos escalonados (o vavs) y muchos elementos originales.

Este impresionante corpus de edificios que data de tiempos premodernos no debería hacernos olvidar que los períodos recientes también han dejado huellas de excepción. Ahmedabad es particularmente conocida por el ashram de Mahatma Gandhi, donde el Padre de la Nación residió desde 1917 hasta 1930, en la época, entre otras cosas, de la marcha de la sal. El Ashram de Sabarmati representa un elemento llamativo del movimiento gandhiano, porque es aquí, a la sombra de las grandes fábricas textiles, donde el Mahatma hacía girar su rueda, la charkha, símbolo del movimiento independentista swadeshi. Hoy, el ashram y su museo, verdaderos lugares de peregrinaje para muchos, continúan albergando a ONG cuyas acciones económicas y sociales perpetúan las iniciativas de Gandhi.

Ahmedabad: la rica y la industrial

Ahmedabad ha sabido atraer proyectos nacionales y a arquitectos de renombre internacional. Algunos ejemplos son el Instituto Nacional de Diseño o el Instituto Indio de Administración, establecimiento que, una vez más este año, se sitúa en el primer puesto de la clasificación de las mejores escuelas de negocios en la India. Su campus fue construido por el famoso arquitecto estadounidense Louis Kahn (1901-1974), mientras que Le Corbusier (1887-1965) dejó edificios como el Sanskar Kendra, ahora el museo de la ciudad, el centro de los Mill Owners o las villas de Sarabhai y Shodhan. El arquitecto estadounidense Buckminster Fuller diseñó el Calico Dome, para el que también se solicitó a Franck Lloyd Wright.

Esta abundante lista de monumentos es representativa de la naturaleza necesitada e industriosa de la ciudad: nos recuerda que Ahmedabad la rica siempre ha sido también Ahmedabad la trabajadora. Su opulencia se basaba en la aplicación de los gremios mercantiles y tejedores, tintoreros y pequeños comerciantes del Sultanato, reemplazados en el siglo XX por trabajadores de grandes fábricas textiles. Ahmedabad fue conocido hasta el cierre de los Mills (fábricas textiles) en la década de los 90 como la Manchester del Este (una aventura recordada por el famoso museo Calico). Sigue siendo un símbolo de éxito económico y comercial, lejos de los circuitos turísticos.

Es precisamente esta continuidad económica la que ha permitido que Ahmedabad siga siendo un centro dinámico desde su creación hace 600 años, cuando la mayoría de las ciudades indias se vieron gravemente afectadas por los caprichos de su historia política (como Delhi, que ha evolucionado al ritmo de los cambios dinásticos: Delhi, Firozabad, Fatehpur Sikri, Agra, etc.).

En el caso de Ahmedabad, fueron las comunidades comerciales y el poder de su mercado extrarregional lo que hizo que la ciudad cobrara vida. El espíritu de Ahmedabad radica en el espíritu independiente y audaz de sus habitantes. Al igual que su comercio, Ahmedabad se presenta a sí misma como un enigma: una ciudad fuertemente unida a la tradición y que, sin embargo, mira hacia el futuro.

Un largo trabajo de conciencia

El nombramiento de Ahmedabad quizás no sea ajeno a este rasgo de carácter. La ciudad emprendió estudios sobre el asunto del patrimonio de una forma más rápida que otros centros históricos indios, y eso le permitió estar preparada y disponer de una candidatura muy documentada.

La aventura patrimonial de Ahmedabad se remonta al Programa de Salud y Patrimonio financiado por la Fundación Ford en 1984, un proyecto que llamó la atención sobre el patrimonio único de la capital de Gujarat. El municipio creó una oficina patrimonial, la Ahmedabad Heritage Cell, respaldada rápidamente por iniciativas no gubernamentales y privadas.

En 2001 se firmó un memorando de entendimiento con Francia para la creación de un proyecto piloto de colaboración en materia de patrimonio. Así nació el Proyecto franco-indio para revitalizar la ciudad fortificada de Ahmedabad, un proyecto que durante cinco años alentó renovaciones en el casco antiguo. Las campañas de información, la concienciación de los funcionarios electos, el establecimiento de un sistema hipotecario y la asistencia técnica fueron las claves de este proyecto, que tuvo como objetivo tanto la información al público como la formación de especialistas locales en patrimonio capaces de llevar a cabo proyectos de conservación, documentación y restauración.

El proyecto franco-indio fue un momento importante para el reconocimiento y la salvaguardia del patrimonio civil de Ahmedabad gracias a sus intervenciones piloto, la creación de un banco de datos muy extenso y la formación de su personal.

Demostró con ejemplos que una restauración no necesariamente cuesta más que una construcción nueva, y que la vida cotidiana en un entorno patrimonial puede rimar con comodidad y modernidad. Todas las iniciativas del proyecto francoindio han permitido descubrir el esplendor enterrado del casco antiguo, que sufría de la indiferencia hacia el patrimonio material, y del exilio de las poblaciones ricas hacia los barrios nuevos en plena expansión en la parte Oeste.

Como en el pasado, Ahmedabad ha demostrado, gracias al éxito de su candidatura, que sabe cómo recuperarse en situaciones difíciles. Hoy Ahmedabad ha apostado por la cultura. Y la ciudad sabrá cómo emocionar, porque «Uno no puede hacer el viaje a Ahmedabad sin volver cambiado» (Yann Arthus-Bertrand, 1983).

YOU MAY ALSO LIKE

0 COMMENTS

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *