Pk movie

O las religiones vistas por un extraterrestre

Cine

October 27, 2015

/ By



pk

Cuando PK desciende de su platillo volante en medio del desierto de Rayastán, no conoce nada del mundo de los humanos. Su búsqueda para recuperar su medalla robada va a enseñarle las religiones en un día bastante triste. PK, cosecha de 2014 de la superestrella Aamir Khan, es desde ya mismo un gran éxito en taquilla.

Nos reímos mucho con PK, la última película de Rajkumar Hirani (Munnabhai y 3 Idiots). Porque las religiones, percibidas desde el nuevo e inocente punto de vista de PK (Aamir Khan, muy bueno en su papel) parecen muy absurdas. Es difícil para él identificarse con estas creencias y rituales tan cambiantes según si se venera a Shiva, Dios o Alá.

PK tiene un objetivo que cumplir: ganarse las gracias de un ser supremo que le ayude a encontrar su medalla y volver a su paneta. Porque el primer hombre con el que se encuentra en el desierto se la roba antes de darse a la fuga. Desnudo, el extraterrestre de facciones casi humanas (aparte de sus orejas, excesivamente despegadas) llega hasta un pueblo de Rayastán. Para vestirse y sobrevivir encuentra sus propias soluciones, como robar la ropa de los amantes desvestidos en los “coches que bailan” o recoger billetes con la imagen de Gandhi, que intercambia por zanahorias. Integra el bhojpuri, el idioma local, y un simpático músico, Bhairaz Singh (Sanjay Dutt) lo toma bajo su protección.

A continuación se le puede ver en Delhi, donde sigue su búsqueda. Una joven periodista televisiva, Jaguu (Anushka Sharma), que quiere hacer un reportaje sobre él, se hace su amiga y le acoge en su piso. Después llega un pulso con el gurú de su familia, Tapasvi Ji (Saurabh Shukla), un hombre grande y gordo, vestido todo de blanco, quien posee la medalla de PK. Los dos adversarios se enfrentarán durante un programa de televisión facilitado por el jefe de Jaguu (Boman Irani) para ayudar al extraterrestre.

Las religiones, puestas en peligro

Las religiones, puestas en peligro El universo de los gurús que abusan de la credulidad de sus devotos se lleva un duro golpe. Especialmente porque Tapasvi Ji anima a sus fieles a desconfiar de los musulmanes. Pero no se salva ninguna religión. A unos jóvenes musulmanes se les prohíbe ir al colegio a causa de una fatwa. Unos sacerdotes intentan convertir a otras personas al cristianismo con mentiras. En una de las escenas más divertidas de la película, un actor pintado de azul, que se supone que encarna el coraje y el poder de Shiva, recorre un tramo boca abajo para escapar del protagonista. ¿Por qué ningún dios le ayuda?, se pregunta PK, ¿acaso no están ahí para eso? Y,

¿por qué los hombres santos piden dinero, jugando con el miedo de la gente, cada vez mayor? ¿Por qué las religiones generan conflictos?

PK se lía y hace una ofrenda de nueces de coco a una iglesia cristiana. ¿Utiliza ésta vino tinto en sus rituales? Compra dos botellas y pone dirección a la mezquita. Todavía nos estamos riendo.

El mundo de los humanos es muy decepcionante. La mentira y el egoísmo prevalecen, como si los personajes demasiado ortodoxos hubieran lavado el cerebro a una buena parte de la humanidad.

YOU MAY ALSO LIKE

0 COMMENTS

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *