Shantiniketan

Más allá de Tagore

Destino

News - Destino la India

January 16, 2017

/ By

Destino la India

Enero-Febrero 2017

(Izquierda) Un grupo de músicos folclóricos místicos (conocidos popularmente como bauls) actúan delante de una cabaña de barro en Satkahania; (derecha) Actores de teatro tribal ensayan una escena de caza en un escenario abierto en el campus de Tepantar

Actores de teatro tribal ensayan una escena de caza en un escenario abierto en el campus de Tepantar

Shantiniketa y sus atípicos locales nos reservan grandes sorpresas ya seamos aficionados al arte o meros exploradores. No es para menos, se trata de la ciudad universitaria de Rabindranath Tagore, ganador del premio Nobel

Es difícil imaginar un viaje a Shantiniketan que no incluya a Rabindranath Tagore (1861-1941) y su colosal archivo de obras, con un itinerario hecho a medida que busque explorar la vida rural y las culturas tribales del distrito de Birbhum. Sin embargo, no se puede negar la importancia de la universidad establecida por el poeta renacentista y su contribución al arte contemporáneo de Bengala y la evolución literaria a lo largo de los años.

La Universidad de Viswa Bharati, el Museo Rabindra Bhavan y el Complejo Uttarayan (donde Tagore y su familia vivieron) siguen siendo las principales atracciones, aunque hay mucho más que percibir y apreciar en Shantiniketan y sus alrededores. De hecho, la intrigante escena provincial y los serenos paisajes de la zona rural de Bengala han transformado a Shantiniketan de una escapada cultural a un prominente destino de fin de semana desde Kolkata.

En 1901, Rabindranath Tagore, primer ganador asiático del premio Nobel (1913, premio de Literatura), estableció en Shantiniketan una pequeña escuela que tomaba en cuenta el marco instructivo del retorno a la naturaleza. El lugar fue previamente una casa de estilo ashram construida por su padre, Maharshi Debendranath Tagore. La escuela se convirtió más tarde en la universidad llamada Viswa Bharati.

Se puede visitar la universidad previa autorización y siempre y cuando no se interfiera en las clases, algunas de las cuales todavía se llevan a cabo al aire libre, bajo la sombra de los árboles, casi como Tagore había recomendado. Arpita, una estudiante del departamento de Geografía, describe su viaje en la universidad: «El modelo de educación no convencional de Shantiniketan, donde se anima a estudiantes y profesores a compartir una relación cercana y las clases se llevan a cabo al aire libre, puede ser un asunto intrigante para los visitantes, pero a nosotros nos parece muy original y contemporáneo. Las asignaturas de bellas artes como la música, la danza, el teatro, la pintura o las humanidades se practican en diferentes niveles que aún atraen a estudiantes nacionales e internacionales a nuestra universidad»

Durante la estancia en Shantiniketan, los rickshaws tradicionales y los nuevos eléctricos (Toto) son el modo de transporte más conveniente. Aunque sin duda nos gustaría explorar la belleza surrealista de la universidad y de sus edificios adyacentes que llevan el legado de Tagore a lo largo de los años, la espontánea vida local de Shantiniketan ofrece un atractivo adicional para los viajeros que quieren verla más allá del poeta.

Tepantar, el pueblo tribal del teatro

Vestidos con atuendos tribales y exhibiendo una sonrisa despreocupada, un grupo de jóvenes nos saludan en una aldea donde el teatro y las artes escénicas son uno de los principales medios de supervivencia. Esta es probablemente la manera más única de experimentar la civilización rural lejos de las visitas planificadas que incluyen algo más que a Tagore.

Tepantar es un pueblo de teatro, así como un centro cultural rural en el pueblo de Satkahania (a menos de una hora en coche de Shantiniketan), en el distrito de Bardhaman, Bengala Occidental. El centro cultural está dirigido por Ebong Amra, una compañía de repertorio formada por la gente de la comunidad tribal local. En las últimas dos décadas el grupo ha desarrollado una representación del arte teatral que introduce formas tribales y costumbres en un estilo de ejecución único y meticuloso.

Esta aldea sin igual se extiende por 16 mil metros cuadrados de tierra que comprenden un escenario al aire libre, espacio para ensayar y un taller para los profesionales del teatro, junto con cabañas y dormitorios para los visitantes estratégicamente situados. En el denso bosque de Garh, el pueblo presenta un telón de fondo perfecto para el sinuoso río Ajoy, ofreciendo un esplendor visual para el deleite de los turistas y amantes del arte. Los residentes permanecen en medio de un entorno rural y se ganan la vida a través de diversos medios colaborativos como la avicultura, la pesca y el cultivo de frutas.

Kallol Bhattacharya, fundador del grupo teatral Ebong Amra en Satkahania, explica: «La mayoría de los miembros de nuestro grupo provienen de la comunidad pobre, de clase baja y tribal del pueblo. Practicamos teatro al aire libre desde 1999 aquí en Tepantar (el nombre del campus, que significa un “espacio grande”). Para administrar el centro necesitábamos generar ingresos y poco a poco, con la ayuda de bancos locales, comenzamos con las aves de corral, pescado, mango y guayaba. La idea era crear un teatro rural y un centro cultural, pues no hay muchas academias en Bengala rural que proporcionen la formación apropiada y la oportunidad de practicar formas de arte alternativas».

La población tribal celebra su vida a través del bhadu, tusu, baul y otras formas de música y danza folklóricas. Se especializan en todos los aspectos del arte del teatro: actuación, música, danza, artes marciales, producción, etc. y con mucho gusto comparten su visión y experiencia con cualquier amante del arte.

«Hemos presentado espectáculos por toda la India y también en Bangladés. Durante los meses de octubre a marzo organizamos un espectáculo completo cada fin de semana en nuestro campus, aquí en Tepantar. No sólo hacemos teatro, también presentamos varios programas culturales como bailes tribales realizados por los locales y conciertos de música folklórica. Estamos tratando de desarrollar una infraestructura de turismo orientada al arte y la cultura», agrega Bhattacharya

En numerosas fábulas bengalíes, el nombre Tepantar hace referencia a un misterioso campo sin límites al borde de la civilización. En el curso de los últimos catorce años, Ebong Amra ha tenido mucho éxito en la construcción de un campo de juego ilimitado para una coexistencia única de la imaginación y la realidad. También puede ser un descubrimiento para todos os viajeros europeos que buscan un ejercicio sostenible del arte teatral en la India, puesto que los miembros tribales del grupo de teatro son también trabajadores cooperativos en el asentamiento en Tepantar.

Estatua de Rabindranath Tagore en la entrada de la Amar Kutir Society, un lugar de auténticas artesanías tribales y folclóricas

Estatua de Rabindranath Tagore en la entrada de la Amar Kutir Society, un lugar de auténticas artesanías tribales y folclóricas

«Queremos preservar nuestra tradición y cultura y pasar el legado a la próxima generación, pero es muy difícil inspirar a la  generación actual», comenta Robin Bauri, uno de los actores del grupo. «Venimos de la parte atrasada de la sociedad pero queremos contar nuestras historias al mundo. Intentamos formar a nuestros niños y que se interesen por nuestras actividades teatrales para que puedan avanzar en el futuro», añade otro actor, Manik Bauri.

Las calles rojas, los caminos tortuosos por el bosque y un aire no contaminado aíslan a este campus del resto del mundo. Situado a orillas del hermoso río Ajoy, la convivencia pacífica del arte, la lucha y el invencible deseo para llegar a un público global hacen de estos actores tan unidos los artistas espléndidos que son hoy.

La hospitalidad no está adulterada y proviene directamente del corazón. Ya se trate de una comida tradicional de tres platos o un zumo de fruta fresca, son los actores y los trabajadores del grupo teatral quienes nos miman y nos ayudan a entender por qué a veces menos es más. A pesar de la perspectiva rural del campus, las habitaciones de las cabañas de arcilla tienen instalaciones modernas para los visitantes, tales como baños adjuntos, agua corriente y una cocina que ofrece delicias bengalíes para el placer de cualquier amante de la buena comida.

 

 

 

 

YOU MAY ALSO LIKE

0 COMMENTS

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *