Auroville

Explorar la vida más allá de las barreras

Espiritualidad

January 20, 2018

/ By

Destino la India

Enero-Febrero 2018

1

Auroville, el primer municipio internacional del mundo inspirado en el desarrollo sostenible y una generosa dosis de espiritualidad, también se está haciendo popular como destino de vacaciones. Los viajeros vienen aquí en busca de bienestar y una vida sencilla y afectuosa.

Creado como un municipio internacional, Auroville es un mundo autosuficiente y paralelo en sí mismo. Ubicado en el estado de Tamil Nadu, al sur de la India, y bordeando el territorio de Puducherry, este lugar único encuentra semejanza con lo que las escrituras antiguas mencionarían como un destino clandestino que alberga almas cansadas de la vida. Había leído sobre aquellos empresarios y grandes artistas que iban desapareciendo en busca de la paz y que deseaban explorar la realidad de su ser. Pensé que era bastante ingenuo practicar la renuncia hasta que aterricé en Auroville el pasado agosto.

Creado con el objetivo de alcanzar la armonía espiritual y la unidad humana, Auroville fue un experimento iniciado por la líder espiritual Mirra Alfassa en 1968. Ahora, la pintoresca aldea es hogar de más de 2 000 almas provenientes de más de 40 países y una de las pocas áreas del planeta que está siendo testigo de un crecimiento positivo en lo que respecta a la biodiversidad, y donde la sostenibilidad encuentra un nuevo significado. Auroville puede definirse como el microcosmos de un mundo ideal que todos anhelamos pero que encontramos imposible de lograr. Aquí existe una excepción impresionante.

Explorar con los ojos abiertos

Elegí hospedarme en una casa que casualmente reservé en Airbnb y estaba justo en el corazón de Auroville. Pusimos nuestras hamacas justo enfrente de la puerta principal del Matri Mandir, desde donde solo se permitía la entrada a los habitantes del lugar. Se trataba de un dúplex propiedad de una mujer australiana llamada Patricia, practicante y profesora de yoga, y de un indio llamado Satish, quien dejó su trabajo en Silicon Valley para llevar una vida más significativa. Ambos desempeñan un papel en el movimiento Auro a su manera y dejan su hogar solo a unos pocos viajeros seleccionados, de los que piensan que no arruinarán la inviolabilidad del lugar. La propia perspectiva de la casa da la sensación de un estilo de vida simple pero sostenible. Menos es más es probablemente el mantra para cada habitante: un catre, una cocina con lo necesario, un escritorio junto a la veranda abierta y una hamaca.

«Mira a tu alrededor como un niño y explorarás cosas nuevas en Auroville y sus alrededores todos los días», decía Satish cada vez que nos sentábamos a desayunar. El propio Satish es un explorador y viaja a varios pueblos los fines de semana en busca de ashrams del viejo mundo y los nativos de esas áreas rurales solo con el impulso de descubrir la vida. «Estuve en Estados Unidos hasta que cumplí 31 años y luego, con todas mis experiencias pasadas en Auroville, decidí regresar para siempre. Dejé mi trabajo y quería ser parte del movimiento Auro que, en mi opinión, realmente le da valor a mi vida. Yo diría que soy más que un buscador de paz, soy un explorador de la vida en sus matices naturales», explicaba este hombre alegre de unos treinta y tantos años.

De izquierda a derecha: Conocido como el emblema de la unidad en Auroville, el Matri Mandir; sabias palabras de Rishi Aurobindo en el Centro de información; el camino hacia el jardín botánico de Auroville

Hay lugares para encantar al viajero que anhela ser un turista a veces. Tiendas y cafeterías, viveros o exclusivas chozas de arte, y el notable Matri-Mandir, que sigue siendo un epítome centro de concentración y meditación en Auroville, son sin duda algunos de los lugares que se podrían encontrar en la mayoría de diarios de viaje. Sin embargo, Auroville es más que eso. «Sabes, todos hemos perdido al niño que llevamos dentro y que solía salir todos los días para descubrir algo nuevo. He vuelto a enseñar al niño que hay en mí y ahora ya no supone un esfuerzo consciente, surge naturalmente. Deberías hacerlo también cuando estés en Auroville», me dijo Satish mientras dábamos un paseo por las calles rojas de la zona para que me enseñara algunos talleres de arte.

Conocimos a Gretta Spalke, una estudiante de filosofía de Alemania que siempre vuelve a Auroville. Le alegró compartir su muy contenida expectación y nos contó: «He estado visitando Auroville durante tres años. En términos convencionales, no es un ashram per se, sino las pequeñas casas de las personas que viven en la comunidad, con clases diarias de meditación y un poco de yoga, este lugar se ha convertido en mi segundo hogar. Me protege de la locura del mundo exterior y también me ofrece la oportunidad de conectar con mi ser interior».

El arte es una expresión local

Por el camino me sorprendieron gratamente algunos niños jugando con colores cerca del centro de información donde nos encontramos y hablamos con Krupa Jhaveri. Sus padres son de Gujarat, ella nació y se crio en Estados Unidos pero ha dedicado su vida a transmitir el amor por el arte y la cultura a los niños de Auroville.

«Llevo en Auroville siete años. Siempre quise explorar el arte basado en la comunidad y Auroville trata de este experimento para explorar la unidad humana, de ahí que los Sankalpa Art Journeys sean una subunidad de los programas de divulgación de Auroville. Intento ayudar a conectar a las personas a través del arte, traspasando las barreras del lenguaje, la casta o la religión», nos explicaba Krupa mientras ayudaba a algunos niños a hacer mandalam (un diseño hecho en el suelo con polvos de colores). «Trabajo con los tamiles locales, en su mayoría mujeres, y trato de estrechar las brechas entre ellos y los extranjeros que acuden a nosotros como practicantes de arte. Trabajamos con un esfuerzo consciente por hacer que las personas entiendan que el arte es una metáfora de lo que creamos de nosotros en realidad y nuestro proyecto está encontrando realmente un cambio significativo en las vidas de aquellos que están siendo parte de él», añadía Krupa con una cálida sonrisa.

Mientras hacía un pequeño descanso para tomar una taza de café y un trozo de tarta de queso del Well Cafe, me di cuenta de que mi exploración todavía no había terminado. Esta cafetería, ubicada en la comunidad de Svedam, tiene ese encanto del viejo mundo y está bastante aislada. Está conectada con otro proyecto para capacitar a las mujeres, llamado Well Paper, el cual consiste en vender productos reciclados hechos a mano junto a la cafetería. Las mujeres que trabajan aquí se vieron afectadas por el tsunami de 2002, pero ahora son artistas formadas que hacen artesanías en papel maché para vivir una vida sostenible e independiente. Mientras deambulo por el camino cruzándome con árboles altos, un vivero, un jardín de mariposas y algunos visitantes, el significado de la palabra descubrir se vuelve considerablemente nuevo para mí.

Les dejaré descubrir qué será lo que llamará su atención en esta aldea global. Yo, en Auroville, descubrí las diferentes formas que tiene la vida.

Cómo llegar

Auroville está a unos 170 kilómetros de Chennai. Se puede llegar con un coche privado con conductor, y hay servicios regulares de autobús a Puducherry que también lo llevarán a Auroville.

Dónde hospedarse

Existen varias opciones para alojarse fuera de Auroville. Sin embargo, para hospedarse en una de las casas, Airbnb ofrece las mejores opciones.

Mejor momento para ir

Cualquier época del año es buena para visitar Auroville. Aun así, se puede considerar evitar los meses calurosos entre abril y junio.

YOU MAY ALSO LIKE

0 COMMENTS

Comment