Consejos de etiqueta para la espiritualidad

Lo que se debe y no se debe hacer

Espiritualidad

January 14, 2019

/ By



Arriba: mujeres hindúes realizando rituales. Abajo: un niño se cubre la cabeza antes de entrar al gurdwara

Arriba: mujeres hindúes realizando rituales. Abajo: un niño se cubre la cabeza antes de entrar al gurdwara

La India es una tierra de diversidad cultural y dispone de una rica historia espiritual. Los sentimientos de las diferentes religiones son respetados, así como sus tradiciones, que todos pueden practicar por igual.

Una creencia popular en la India es que las mujeres no deben entrar en un templo durante los primeros cuatro días de su ciclo menstrual. Tradicionalmente, la menstruación está mal vista en la India. Sin embargo, el templo de Kamakhya Devi, Guwahati, es único por representar a Kamakhya, también conocida como la diosa sangrante, y aquí se celebra la menstruación. Se cree que el interior del templo o la garbhagriha, representa el útero o shakti de la deidad hindú. En realidad, no hay un ídolo que represente a Kamakhya, solo un yoni o vagina de la diosa que es adorada. Sin embargo, independientemente de todo esto, las mujeres que están menstruando no deberían entrar en un templo.

No solo por la menstruación. Muchos templos solo permiten la entrada a los hindúes. Hace unos años, un turista ruso de 35 años creó un gran alboroto después de entrar al templo Lingaraj del siglo XI en Bhubaneswar, donde no pueden entrar aquellos que no son hindúes. Los rituales del templo fueron interrumpidos por casi cuatro horas después del incidente. Los sacerdotes realizaron un ritual de purificación y también desecharon el prasad. Los templos y, de hecho, otros lugares espirituales en la India, también son muy rigurosos con respecto a la disciplina y algunos principios básicos, como un código de vestimenta adecuado, dejar los zapatos fuera del templo y no llevar cigarrillos ni alcohol a lugares espirituales.

Sólo para hindúes

Aunque la mayoría de los templos, como otros lugares espirituales, abren sus puertas a todos los visitantes, algunos templos principales en la India prohíben la entrada a los seguidores de otras religiones. El Guruvayoor, uno de los sitios hindúes más importantes de Kerala, dedicado al Señor Krishna, solo permite la entrada a hindúes y tiene un estricto código de vestimenta. Los hombres deben usar un mundu, una pieza de tela atada alrededor de la cintura, mientras que las mujeres solo pueden usar saris y las niñas debe usar una falda y una blusa. “Sólo se permiten Hindúes Ortodoxos”, señala un letrero que cuelga de la Puerta de los Leones del Templo de Sri Jagannath en Puri. Estas restricciones también se aplican en templos como Vishwanath en Varanasi y Padmanabhaswamy en Kerala.

El Templo Meenakshi de Madurai y el Templo Rameswaram en Tamil Nadu, que suele conocerse como Bhuloka Vaikunta, y que se traduce como la Santa Morada de Vishnu en la Tierra, sigue un código de vestimenta conservador dentro del templo. Ambos prohíben tomar fotografías dentro del templo, además de entrar con cualquier artículo de plástico. La mayoría de los templos también prohíben entrar con algún material hecho de cuero a las instalaciones. Está prohibido fumar, consumir alcohol, carnes y huevos en todos los templos. Los templos también prohíben cubrirse la cabeza con cascos, gorras, turbantes y sombreros.

Desde el nacimiento hasta el nirvana

También hay rígidas reglas que se deben seguir al visitar los templos jainistas. Los devotos deben vestirse de forma sencilla sin usar artículos de seda o cuero, y deben tomar un baño antes de ir al templo, y si no pueden bañarse, al menos deben lucir limpios. Al ver a los ídolos, incluso desde el exterior del edificio del templo principal, los devotos deben cruzar las manos, inclinarse y decir NamoJinanam, o “yo saludo a Jina”. Las mujeres deben cubrirse la cabeza al entrar al templo y evitar usar ropa negra. Los Templos de Dilwara en el Monte Abu ofrecen sitios para tomar un baño, lo que es obligatorio antes de ofrecer oraciones. Se prohibió tomar fotografías en este exquisito sitio del patrimonio cultural mundial en 1992 y también está prohibido para todos, excepto los jainistas y los hindúes.

Gurudwara devocional

Los sijs se reúnen para adorar con reverencia y respeto en un gurudwara que literalmente significa “la puerta del gurú (o maestro)”. Cualquiera es bienvenido a adorar en un gurdwara sin importar su clase, color o credo. La limpieza y la conducta respetuosa son esenciales. Si estás pensando visitar un gurdwara, estas son algunas reglas básicas que debes seguir. Debes vestir modestamente y cubrir tu cabeza. En la entrada, en un lugar provisto para ello, debes quitarte el calzado y guardarlo ordenadamente, y, antes de entrar al edificio principal, debes lavar tus manos y pies. Una vez dentro, los devotos deben inclinarse frente al Guru Granth Sahib, el libro sagrado sij, y luego sentarse, de cara al libro sagrado, con las piernas cruzadas y disfrutar de la lectura de las escrituras o el canto de los himnos. Con las dos manos dobladas, debes aceptar el karhaprasad, una delicia santificada hecha de harina, mantequilla y azúcar, y disfrutar de una comida vegetariana sencilla de la cocina gratuita o langar.

Solo a un sij especialmente capacitado se le permite realizar el kirtan devocional o leer del Gurú Granth frente a la congregación. No se permiten rituales que involucran quemar lámparas e incienso, hacer sonar un gong, adorar ídolos o inclinarse ante estatuas o imágenes de los diez gurús, y sentarse con las piernas extendidas o los pies apuntando hacia el Gurú Granth.

Cortesía de la iglesia

Asistir a misa en una iglesia, especialmente cuando se acerca la Navidad, sigue siendo un evento social y público en que se exige cierta conducta. Sin embargo, las normas de la iglesia deben respetarse y cambian para la misa de todos los domingos o solo la del día de Navidad. La gente viene a la iglesia a orar y reflexionar, y para esto es necesario un ambiente de paz. Por lo tanto, tomar fotografías y hablar son señales de falta de respeto. El código de vestimenta para entrar a la iglesia es bastante firme y modesto. «Nuestros voluntarios les dicen a los turistas que deben usar la ropa adecuada si están vestidos de forma inadecuada», dice Savio Barret Barreto, párroco de la Basílica de Bom Jesus, un importante centro de peregrinación cristiana en Goa. Comer y beber en la iglesia es una falta de respeto y una distracción para los demás. Más allá de eso, si estás planeando aceptar la comunión, entonces es mejor, por tradición, ayunar una hora antes. Además, se espera que uno se siente, se levante y se arrodille cuando sea necesario.

No se permiten mujeres en las mezquitas después de las oraciones del atardecer

No se permiten mujeres en las mezquitas después de las oraciones del atardecer

Alhamdullilah para el islam

Al contrario de algunos templos hindúes o jainistas ortodoxos, cualquiera puede visitar o asistir a un servicio en una mezquita, conocer a los miembros de la comunidad musulmana, observar o aprender sobre la forma de adorar, o simplemente admirar la arquitectura islámica. Ciertas mezquitas en la India restringen el ingreso de mujeres a ciertos espacios. La Jama Masjid en la Vieja Delhi, que también es la mezquita más grande del país, no permite el ingreso de mujeres después de las oraciones al atardecer, periodo que también se conoce como maghrib. En Nizamuddin Dargah, en Nueva Delhi, las mujeres no pueden entrar al santuario. Sólo pueden llegar hasta la periferia del templo. Claramente, no hay nada en el islam que prohíba a las mujeres entrar a las mezquitas, aunque orar en la congregación es obligatorio para los hombres, es algo opcional para las mujeres. Durante la época del profeta Mahoma, los hombres y mujeres siempre oraban juntos en la mezquita en diferentes filas, dando igual respeto a los seguidores de ambos sexos.

Para los musulmanes, es costumbre ofrecer un apretón de manos solo a personas del mismo sexo. Es una falta de respeto caminar delante de alguien que está orando, ya esté participando en la oración de la congregación u orando individualmente. Durante el Hajj, los peregrinos entran en un estado de pureza espiritual conocido como ihram, cuyo objetivo es deshacerse de los símbolos del materialismo, renunciar a los placeres mundanos y centrarse en el ser interno sobre el externo. Las mujeres se quitan el maquillaje y los perfumes y usan ropa holgada y se cubren la cabeza, mientras que los hombres se visten de blanco, con prendas sin costuras, una restricción que pretende enfatizar la igualdad de todos los peregrinos.

YOU MAY ALSO LIKE

0 COMMENTS

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *